miércoles, 20 de febrero de 2008

Garcilaso de la Vega


Como hace unos días hablé del que probablemente es mi escritor contemporáneo favorito, hoy voy a hablar un poco del que probablemente es mi escritor favorito de todos los tiempos, Garcilaso de la Vega.

Garcilaso me encanta como escritor y como personaje, por varios motivos ambas. Era el ejemplo absoluto del cortesano romántico, un noble poeta-soldado que buscaba “Ser otro Marte en guerra, en corte Febo” (Égloga II) (Resulta que aunque odio la guerra, admiro a los soldados. A los soldados de antes, los que sólo mataban soldados. Supongo que es porque yo soy un cobarde) Pertenecía a la orden de Santiago. Introdujo junto con Boscán el estilo italiano de poesía en España, sobre todo el soneto y el verso endecasílabo. Pese a que vivió en la época de Carlos V, jamás escribió un solo verso de contenido religioso, aunque escribió muchos basados en la mitología griega (una de mis mitologías favoritas, junto con la celta, la nórdica y la egipcia). Pero hay dos cosas de él que son seguramente las que hacen que me encante. Fue el primero en escribir en un idioma culto pero accesible para todo el mundo (Excepto sus poemas en latín) y tuvo una muerte ridícula para un personaje como él. Fue herido en casi todas las batallas en las que luchó, pero no murió a manos de un enemigo aunque murió en la guerra. Al mando de 3000 hombres, fue el primero en atacar en el asedio de Le Muy y murió al romperse la escala de asalto.

Era claramente neoplatonista y petrarquista, conocía a los clásicos griegos a la perfección. Escribió principalmente sobre el amor, empezó a encantarme cuando yo todavía era un romántico (Por cierto, últimamente pienso mucho en que no recuerdo cuándo dejé de serlo y me convertí en un cínico) Desde mi punto de vista, nadie ha escrito mejor el amor. Éste es uno de mis sonetos suyos favoritos:

Soneto V

Escrito ‘stá en mi alma vuestro gesto

Y cuanto yo escribir de vos deseo:

Vos sola lo escribistes; yo lo leo

Tan solo que aun de vos me guardo en esto

En esto estoy y estaré siempre puesto,

Que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,

De tanto bien lo que no entiendo creo,

Tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;

Mi alma os ha cortado a su medida;

Por hábito del alma misma os quiero;

Cuanto tengo confieso yo deberos;

Por vos nací, por vos tengo vida,

Por vos he de morir y por vos muero.

9 comentarios:

MIGUELo dijo...

la verdad es que sí, Garcilaso mola.

Walkirja dijo...

Todos los que hemos sido románticos en algún momento acabamos convirtiéndonos en cínicos. Y es que el amor "real" tiene poco que ver con poemas.
Y sí, Garcilaso mola...

guardiola dijo...

Buah!. yo pensaba que estte era un blog de tetas,culos,mucho guarreo,toros y futbol y me encuentro un articulo de el notas este que no a escrito na en su vida.

rafiky dijo...

No es por contradecirte Mon.Me resulta ridiculo imaginar un tipo con armadura de metal recitando versos probablemente en una epoca donde el olor a cobaya muerta en la ropa y las axilas era la costumbre general.
Pero bueno si decis que mola, pues mola...

Dr.Lemur dijo...

El olor a cobaya muerta no tiene por qué ser malo, Rafiki. Y Wardiolez, sabes de sobra que mis aficiones favoritas son los libros, el sexo y capar rinocerontes con un cascanueces, así que lo lógico es que hable de las tres cosas

rafiky dijo...

es broma, a mi me encanta el olor a cobaya muerta don mon....

rafiky dijo...

por cierto mon, metete en el blog de fer, ha escrito un post de la evolucion, quiza tengas algo que decir como sacrilego y blasfemo cabronazo que te meas en la tumba de sir charles darwin, por cierto nadie te ha dicho que tienes una sonrisa preciosa?

Miner dijo...

nueva encuesta en mi blog
http://blogdeminer.blogspot.com/
por favor, se agradece la colaboracion!!gracias por adelantado!!

Anónimo dijo...

Te alabo el gusto, Mon. A mí Garcilaso también me gustaba mucho allá por la época de instituto. Sobre todo cuando aún no había catado "hembra" y soñaba con convertirme en un hombre del renacimiento ( esto es totalmente en serio), fracasé pero queda al menos, el consuelo de sus versos.

Pot.